Incrustados, Ian Watson

Incrustados, Ian Watson

Recuerdo un trabajo de Psicología que hice para segundo de Bachillerato. Era un tema de libre elección completamente, tan solo teníamos que aprender a informarnos, estructurar información y presentarla en público. A mi se me ocurrió que sería muy interesante hablar sobre cómo el lenguaje y la formación de conceptos nos afecta tanto a nivel individual como a la sociedad que creamos. Os cuento esto para que entendáis por qué «Incrustados» es una novela que me ha ganado sobretodo a nivel conceptual.

Partiendo del poema de Roussel «Nuevas impresiones de África» que fascinó a dos amigos durante su etapa en la universidad, ambos se dedican a trabajar en el presente con la idea de la incrustación del lenguaje que se obtiene de su lectura. Para poneros en situación, el poema en sí presenta un verso que después inserta otro verso dentro del mismo mediante la utilización de parentesis y continúa con esta técnica, paréntesis dentro de paréntesis, lo que sugirere que podría ser infinito.

Cubierta Omnium 013 - La guerra de las salamandras 1.0
Cubierta de la edición Omnium

Existen, pues, tres puntos de vista en esta historia. Por un lado está Chris Sole, que trabaja en un proyecto secreto en el que utilizan la capacidad de aprendizaje de niños que todavía no saben hablar para tratar de enseñarles ese concepto de lenguaje autoincrustado en un experimento linguístico. El antropólogo Pierre, por su parte, está estudiando a la tribu xemahoa en Brasil, completamente fascinado por su idioma que, como ha descubierto, se divide en dos modalidades: la de habla cotidiana y la que pertenece a los rituales. Esta modalidad mística nace de la deformación del lenguaje producida por los efectos de un hongo alucinógeno.

Al margen de los dos amigos, y a mitad de libro más o menos, aparece el tercer elemento desencadenante de los actos que nos llevarán a la conclusión de la novela. Un primer contacto con alienígenas que se definen a sí mismos como “mercaderes de signos”. Una especie muy interesada en todas las lenguas del universo. A partir de estos tres eslabones, Ian watson nos plantea una historia que gira en torno a la psicología del lenguaje de Noam Chomsky y la búsqueda de esa supuesta estructura universal que tienen las lenguas. Intenta mostrarnos cómo los conceptos que utilizamos y la estructura gramatical de nuestro habla afectan a nuestra manera de entender la realidad.

Todo esto enmarcado en el contexto social que existía en los 70, cuando se escribió la novela. Geopolítica que enmarca la guerra fría y la construcción de una presa estadounidense en Brasil como ejemplo de neocolonialismo. Y también, siguiendo el estilo de la Ciencia Ficción de la época, un tipo de narración con un ritmo distinto al actual. Una sucesión de ideas y conceptos especulativos introducidos a un ritmo vertiginoso en una trama que, si bien le cuesta arrancar, termina precipitándose hacia su final, valiendose de una serie de escenas de acción que otorgan una sensación de celeridad a la lectura. Unos personajes que a veces son meros espectadores de su realidad pero que no por ello están mal construidos.

Como ya comenté en Goodreads, aunque al principio me costó entender por dónde iban los tiros y sobretodo habituarme a ese estilo de narrativa, finalmente a merecido mucho la pena. Aunque solo sea por lo que me ha hecho pensar, por ahondar un poco más en lingüística. Como cuando leí «La historia de tu vida» de Ted Chiang y me fascinaron los heptápodos; cuando intentaba entender qué era exáctamente el tiempo verbal aoristo en mis primeras clases de Griego; cuando descubrí, mientras buscaba información para mi trabajo de bachillerato, que existe una tribu amazónica que no incluye los conceptos de “año”, “mes” o “día” en su lenguaje; cuando pienso en los kanjis asiáticos, ideogramas que aúnan un concepto en un solo dibujo, en lugar de separarlo en letras… O incluso como cada vez que sale el debate, en nuestra actualidad, de cómo un lenguaje inclusivo contribuiría a crear una sociedad más feminista. Si, al igual que a mí, te interesan estos temas, te parece curiosa la etimología o sencillamente te gustan los idiomas, tendrías que darle una oportunidad a este libro.

Y no quiero despedir esta reseña sin antes mencionar la labor del traductor Carlos Abreu, que arregló de manera excelente un clásico que merecía tener un espacio decente en nuestro idioma. La edición Omnium que he leído yo es perfecta para los amantes del bolsillo, pero también podéis encontrar «Incrustados» en formato grande en el primer tomo de «Watsonianas» junto con «El kit de Jonas» y «Orgasmatrón», o en formato digital. Todos tienen portada de Corominas y, aunque son de diferentes estilos, no dejan de ser brillantes.


¡Que la Melange os acompañe!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s